❮ Atrás

Recursos

5 cosas que debes tener antes de emprender tu negocio

Vivimos en la era del emprendimiento y cada vez son más los que acarician el sueño de dejar atrás una vida godín para convertirse en empresarios. Si es tu caso y piensas abrir un negocio, toma en cuenta estos 5 tips que te guiarán a través del glamuroso, pero complicado, proceso de convertirte en tu propio jefe.

5 cosas para empezar a emprender
Oyster 2 de enero, 2020

No es un secreto que en Oyster amamos a los emprendedores, desde profesionistas que abandonan la seguridad de un trabajo de oficina para perseguir un sueño, hasta hijos que toman el negocio de sus padres y lo llevan al siguiente nivel. Es por eso que queremos compartirte 5 factores que te ayudarán a tener éxito si los tomas en cuenta antes de lanzarte a la aventura de emprender.

1. Una gran idea

Al principio… fue la idea. Todo gran negocio surge primero en la mente creativa de un emprendedor. Pero para que su epifanía valiera algo, tuvo que analizar muchos factores. ¿Es un producto/servicio novedoso o ya existe? ¿Qué problemas va a solucionar y cómo? ¿Tiene competencia?

Resolver estas y otras preguntas será menos complejo con un análisis FODA, que te servirá para conocer tus Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.

Abre una cuenta Oyster y comienza tu negocio con el pie derecho

Decía Steve Jobs que la diferencia entre un líder y un seguidor está en la innovación. Al emprender, asegúrate de impregnar tu proyecto con un plus que invite a los demás a apostar por él.

2. Nociones básicas de finanzas

Después de lo romántico de la idea llegan palabras más serias como financiamiento, capital, administración o riesgo. Si no están en tu vocabulario habitual, toma un curso básico de finanzas para que tengas claro cómo equilibrar entradas con salidas y calcular tu retorno de inversión (ROI). Considera que el arranque puede ser complicado y probablemente necesitarás un “colchón” para subsistir.

Si los números no son tu fuerte, déjate guiar por las personas y herramientas que pueden ayudarte en temas contables y administrativos.

3. Redes resistentes

Ningún hombre es una isla y los negocios mucho menos. Para que tengas éxito al emprender, desarrolla y fortalece lazos con actores clave.

Define qué papel jugarán tú y tus socios, y cómo influirá cada uno en las decisiones trascendentales. Más vale un enfrentamiento temprano que un malentendido tardío. Arranquen con las cartas sobre la mesa.

Aviéntate un mystery shopping en tu competencia, estudia a tu consumidor y desarrolla un decálogo de atención al cliente. Haz networking: comparte y recibe conocimiento. Elabora una estrategia de marketing en la que el retorno sobre la inversión (ROI) tenga un papel primordial. Tan importante como atraer nuevos usuarios es conseguir que los que ya lo fueron, vuelvan a serlo. Planea cómo ganártelos y conservarlos.

La última, pero no menos importante, es la red de apoyo. Amigos y familiares juegan un rol fundamental en el éxito de un emprendedor, así que asegúrate de no descuidar tus relaciones personales. Involúcralos en tu plan, pero también respeta los momentos en los que quieran tocar otros temas. Si logras mantener un equilibrio, estarán de tu lado.

4. Plan de negocios

Con los puntos anteriores resueltos, ya puedes sentarte a escribir tu plan de negocios, la biblia que explicará el génesis de tu empresa. Ese documento, con el que todo emprendimiento digno de llamarse así debe empezar, será tu carta de presentación ante posibles inversionistas que quieran sumarse. También te revelará los pasos a seguir al momento del banderazo inicial.

Tener la información “en papel” sigue siendo el mejor medio con el que cuenta el homo sapiens para entender y demostrar algunos puntos.

5. Fortaleza y resiliencia

Hay avionetas que despegan desde el primer intento y cohetes que nunca llegan al espacio.

Emprender suena sexy, pero no siempre lo es. Hay que estar preparados mental, emocional y hasta físicamente, para enfrentar las frustraciones y decepciones que pueden llegar si al barco le cuesta mucho zarpar.

Samuel Beckett escribió, seguro con otro sentido: “Intentaste. Fracasaste. No importa. Intenta otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”. Este mantra, aunque pueda sonar fatalista, te ayudará a entender que aprender es la parte medular del camino.

Si marcaste con palomita cada uno de estos puntos porque ya los tienes más o menos resueltos, es momento de dar el siguiente paso y abrir una cuenta inteligente diseñada para emprendedores como tú.

Artículos relacionados