❮ Atrás

Comunidad

Epic fails: 5 emprendedores que fracasaron a lo grande

Para los emprendedores, el fracaso es inevitable. Sin embargo, la historia está llena de emprendedores que fracasaron antes de lograr el éxito.

imagen principal - emprendedores que fracasaron
Oyster 4 de agosto, 2020

Emprender significa dejar atrás la seguridad de un empleo para ir hacia lo desconocido, y eso siempre conlleva un riesgo. Afortunadamente, la historia está llena de emprendedores que fracasaron a lo grande antes de lograr el éxito. Esperamos que estas 5 historias te inspiren a seguir intentando, sin importar cuántas veces hayas fallado.

  1. James Dyson. 15 años y más de 5,000 prototipos antes de tener éxito.
  2. Arianna Huffington. Su libro fue rechazado 36 veces antes de fundar el HuffPost.
  3. Nick Woodman. Dos startups fracasadas antes de crear GoPro.
  4. Fred Smith. Gastó todo el dinero de sus inversionistas antes de hacer despegar FedEx.
  5. Soichiro Honda. Fue rechazado por Toyota antes de fundar Honda.
James Dyson - Dyson

1. James Dyson: aspirando al éxito

La historia de una de las marcas más famosas de electrodomésticos del mundo comenzó en 1978 cuando James, cansado de ver que las aspiradoras tradicionales con bolsa perdían potencia con el tiempo, decidió que encontraría una mejor alternativa. Inspirado para crear un sistema ciclónico para aspirar, a Dyson le tomó… 15 años y 5,127 prototipos para lograrlo.

Pero incluso cuando su invento funcionó, ni los fabricantes ni las tiendas lo querían. Después de muchos intentos, apenas pudo lanzar su producto en Japón a través de una empresa asociada. Afortunadamente, como el producto era realmente revolucionario, las buenas ventas que tuvo en ese país le permitieron abrir su propia compañía. Hoy, muchos de los fabricantes que lo rechazaron ya no existen y Dyson vale miles de millones de dólares.

Entre todos los emprendedores que fracasaron, la historia de Dyson nos muestra que uno de los secretos hacia el éxito es crear y evolucionar constantemente. Al hacerlo, das un paso más hacia construir algo verdaderamente innovador y valioso.

Arianna Huffington

2. Arianna Huffington: que el fracaso no te silencie

La escritora Arianna Huffington empezó su carrera con un libro que fue rechazado nada menos que 36 veces por las editoriales. A pesar de eso, ella sabía que su voz debía ser escuchada. Después de muchas vueltas -y caídas- en diversos ámbitos, desde la música hasta la política, en 2005 fundó The Huffington Post, una plataforma de noticias y blog que se convirtió en una alternativa interesante a los medios existentes.

Cuando se lanzó, el HuffPost recibió críticas muy negativas, pero gracias a que se mantuvo firme en sus objetivos, aún hoy es uno de los medios digitales más visitados del mundo. Su impacto fue tal que en 2011 AOL lo adquirió por 315 millones de dólares, nombrando a Arianna editora en jefe.

La vida de Arianna es una buena inspiración para que sigas imaginando cómo sería tu vida si dejaras de escuchar a todos los que te dicen que no.

3. Nick Woodman: no importa cuántas veces te derribe la ola

Su nombre tal vez no te sea muy conocido, pero su producto sí. Nick era un acomodado adolescente estadounidense que se enamoró del surf. Después de enrolarse en la Universidad de California en San Diego para poder estudiar y estar cerca de la playa, buscó desarrollar dos startups. Con la primera intentó vender artículos electrónicos, pero nunca pudo despegar. La segunda, llamada Funbug, era una combinación de marketing y juegos que obtuvo millones de dólares de inversionistas, y los perdió cuando estalló la burbuja de las “punto com” a finales de los noventa.

Después de este fracaso, eligió concentrarse en el surf, su pasión, y decidió perseguir una idea que nadie más intentaba: una cámara que pudiera atarse a la muñeca para tomar fotos al surfear. Con mucha dedicación y años de construir a mano sus prototipos, en 2004 nació GoPro.

Woodman se ha dedicado desde entonces a perfeccionar su producto y a venderlo insistentemente. Y hoy, GoPro es un fenómeno social que vale dos mil millones de dólares, cuya historia muestra que seguir las pasiones y obsesionarse hasta lograr nuestra visión puede llevar a resultados increíbles.

Fred Smith - Fedex

4. Fred Smith: cuando sabes que sí puedes llegar

Cuando estudiaba en la universidad, Fred Smith escribió un trabajo sobre la necesidad de un servicio que pudiera entregar mensajería y paquetes de un día para otro. Su profesor, nada impresionado, le respondió que el concepto era interesante, pero para merecer más que una ‘C’, debía ser factible. Muchos años después, con innovación y pura determinación, Smith transformaría su idea en la empresa de mensajería que revolucionaría la industria.

Gracias a su experiencia en el ejército y a los años en que trabajó en una pequeña empresa de su padrastro dedicada a la aeronáutica, diseñó un plan para crear un sistema que integrara entregas por aire y tierra, en el que los aviones viajaran por la noche hacia ‘centrales’ desde las que los camiones entregarían los paquetes durante el día en las ciudades de una determinada ruta.

A pesar de gastar su herencia y mucho dinero de los inversionistas, al principio las cosas no funcionaron y Smith parecía estar condenado a ser uno de los muchos emprendedores que fracasaron sin alcanzar el éxito.

Cerca de la bancarrota, con 5,000 dólares en la bolsa, se desvió a Las Vegas y convirtió esa suma en 27,000 dólares que le permitieron resistir una semana más, durante la cual obtuvo una nueva ronda de inversión con la que pudo levantar la compañía, que llegó a ser la empresa de mensajería número 1 del mundo: FedEx. Cuando se tiene un buen servicio, resiliencia y se cree fervientemente, los resultados se obtienen.

Soichiro Honda

5. Soichiro Honda: tus sueños te dan poder

La primera vez que vio un automóvil, Soichiro quedó fascinado y supo que lo único que quería hacer era construir vehículos. A los 15 años de edad se mudó a Tokio para ser aprendiz en un taller de reparación de autos. Años después abrió su propio taller, Tokai Seiki, en Hamamatsu. Allí, Soichiro creaba autopartes para abastecer a Toyota, pero la empresa rechazó su trabajo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las instalaciones de Tokai Seiki fueron prácticamente destruidas y Soichiro vendió su empresa. Pero no se rindió ante el derrumbe. Cuando la gasolina escaseaba después de la guerra, Soichiro ofreció una solución adaptando pequeños motores que se dedicaba a instalar en bicicletas. Fue así como, en 1948, fundó The Honda Motor Company y comenzó a fabricar motocicletas. En 1962, Honda empezaría a desarrollar sus propios automóviles.

Hoy Honda es una de las compañías más reconocidas del mundo, que actualmente fabrica también aviones e incluso robots. En palabras de su fundador, “el éxito es 99% fracaso”, y el ingenio así como el espíritu de superación hacen posible materializar los sueños.

“Solo aquellos que se atreven a fallar en grande pueden lograr grandes cosas”

Robert F. Kennedy

Como todas las personas, invariablemente en algún momento vamos a fallar. Pero, como demuestran estas historias de emprendedores que fracasaron y después triunfaron, la derrota puede ser tu mejor arma. Así que la próxima vez que te enfrentes a un fracaso, en lugar de lamentarte y decir “¡No puede ser, fallé otra vez!”, mejor piensa que ya estás más cerca de tener éxito.

Estas 5 historias demuestran que los fracasos son parte inevitable del camino al éxito ¿Con qué emprendedor te identificas más?

Artículos relacionados