❮ Atrás

Comunidad

Así es ser mujer emprendedora en México

"Más de una vez, algún colega me pidió que le trajera café por ser la única mujer en la sala o me hizo un comentario al respecto de mis piercings y tatuajes".

Oyster 7 de marzo, 2020

Iniciar un negocio no es tarea fácil para nadie. Requiere motivación, disciplina, tenacidad y confianza, tanto en el proyecto de negocio a desarrollar como en las propias capacidades para crear y dirigir una empresa exitosa, entre otras habilidades esenciales.

Sin embargo, según un informe elaborado por el Observatorio Estratégico de la Alianza del Pacífico (OEAP), las mujeres enfrentamos retos particulares al emprender. Por ejemplo, mientras que el 50% de los hombres en México sienten tener las habilidades necesarias para emprender, solo el 41% de las mujeres creen ser aptas para poner su propio negocio.

Otros factores que identifica el OEAP son el impacto causado por la familia, la experiencia laboral insuficiente, los modelos propuestos a seguir y la falta de redes de contactos. Además están el rezago educativo, la inseguridad respecto de las propias habilidades, la falta de motivación, el encasillamiento propio de los roles sociales y la percepción de riesgos. En cuanto a los retos propios del contexto, encontramos una dificultad objetiva para acceder a financiamiento y la lucha contra los estereotipos.

Los autores del reporte Emprendimiento y Género en América Latina – 2017 encuentran diferencias significativas entre el emprendimiento de hombres y mujeres en la región latinoamericana. Mientras que el 27% de las emprendedoras encuestadas dijo sentirse discriminada por su género, solo el 4% de los hombres afirmó haber sufrido este obstáculo al hacer negocios.

Las mujeres queremos emprender

El informe del OEAP también indica que han cambiado las motivaciones que tenemos las mujeres en México para emprender. Antes, las mujeres nos lanzábamos por necesidad y porque no encontrábamos en nuestro trabajo las oportunidades para crecer o la flexibilidad que buscábamos.

Sin embargo, ahora el 81% de las mexicanas que emprendemos lo hacemos por la sencilla razón de que nos creemos capaces de crear y desarrollar una empresa. Esto quiere decir que, cada vez más, las mujeres ya no nos autoempleamos por necesidad, sino que aspiramos a fundar negocios escalables porque queremos y podemos. Incluso, casi la mitad de las mexicanas consideramos que emprender es una buena opción para la vida profesional y para desarrollarse.

Las mujeres queremos emprender, tan solo requerimos algunas herramientas y apoyos específicos para hacer frente a los obstáculos.

Colaboración entre mujeres, clave para emprender

Es tiempo de dejar atrás el mito de que las mujeres compiten y no colaboran entre ellas. Algunos de los cursos de emprendimiento y redes de mentoría y networking más exitosos de México han sido creados por y para mujeres. Si bien cada proyecto de emprendimiento es único, hay obstáculos comunes que mujeres con más experiencia nos pueden ayudar a sortear.

Algunas iniciativas de mujeres emprendedoras a las que te puedes acercar:

  • Victoria 147 es una academia de negocios que ofrece cursos presenciales y en línea para mujeres interesadas en crear o potenciar su empresa. A la fecha ha apoyado a más de 2,000 emprendedoras.
  • Dalia Empower es una comunidad global que busca ayudar a las mujeres a “construir negocios, carreras y vidas exitosas” a través de aprendizajes y conexiones.
  • Crea Comunidades de Emprendedoras Sociales es una asociación civil con más de once años de experiencia en la capacitación y acompañamiento de emprendedoras en zonas marginadas del país. Desde su creación ha alcanzado a más de 100,000 mujeres mexicanas con sus diferentes proyectos.
  • Speakher Nights es una comunidad de aprendizaje en la que las mujeres comparten prácticas para mejorar su comunicación y proyectarse más poderosamente. Empezó en Monterrey y tiene presencia en la Ciudad de México, León, Saltillo, Durango, Querétaro, Ciudad Juárez y Mérida.
  • Momzilla es una plataforma de encuentro en línea hecho por y para mamás. En ella se pueden encontrar soluciones de productos y servicios, muchos de ellos ofrecidos por mujeres emprendedoras, así como un blog con consejos prácticos.
  • Fuckup Nights es un movimiento que comparte historias de fracaso profesional. Cofundado por la mujer emprendedora Leticia Gasca, da a conocer casos reales para quitar el estigma asociado al fracaso. Desde su inicio en nuestro país en 2012, ha crecido considerablemente y cuenta ya con eventos en más de 300 ciudades alrededor del mundo.
  • Ladies Brunch es una comunidad de empoderamiento para mujeres emprendedoras y profesionales que busca generar alianzas y nuevas oportunidades laborales. Inició en Argentina, donde ganó un reconocimiento de Facebook, y actualmente tiene presencia en México, Colombia, Chile, Perú, Panamá y España.

Empoderamiento a la mexicana

Decidimos hablar con más calma y pedirle su testimonio a Karla Paniagua, para que nos platique del efecto que estas iniciativas tienen en el mindset de las mujeres emprendedoras. Karla es una mujer emprendedora que trabaja como tallerista en Women for Board, de Dalia Empower.

Dalia Empower es una comunidad de formación, cuyas experiencias te llevan a identificar tus recursos. Todas tenemos conocimientos, destrezas y una red de relaciones, pero a veces no sabemos cómo armar un sistema con esos elementos para ponerlos a trabajar a nuestro favor. Dalia te permite aprender a hacer eso.

¿Que cuáles son los retos que he enfrentado por ser mujer en el ámbito profesional? Trabajé varios años en un entorno muy masculino, donde había pocas mujeres profesionistas. Más de una vez algún colega me pidió que le trajera café por ser la única mujer en la sala o me hacía un comentario al respecto de mis piercings y tatuajes. La experiencia me sirvió para desarrollar un blindaje con doble película antibalas, que hasta la fecha me protege.

En Dalia he escuchado historias similares de mujeres a las que admiro. Eso me ha dado tranquilidad, sentido de pertenencia y confianza en mis acciones.

Por su parte, Leticia Jauregui, fundadora de CREA, conoce de cerca los desafíos que deben superar las mujeres emprendedoras en nuestro país:

En México, millones de mujeres emprendedoras se enfretan diariamente a retos para poder acceder a nuevos mercados, administrar sus negocios de manera profesional o incluso para aprovechar herramientas tecnológicas en su empresa. En CREA hemos colaborado con mujeres como Mari Silvia, quien trabaja con mujeres del Itsmo de Tehuantepec.

A través de capacitaciones digitales, hoy Mari tiene una página de Facebook por medio de la que ha podido crecer sus ventas sustancialmente y participar en eventos de negocios. Esto le ha permitido viajar a distintos países a presentar sus productos y hablar de las mujeres itsmeñas que trabajan con ella.

Para Ale Perea, de Victoria 147, ha sido fundamental romper la idea de las mujeres son competencia:

Creo que existen muchos mitos alrededor de que las mujeres no podemos trabajar juntas o no somos capaces de ayudarnos entre nosotras. Durante mi tiempo en Victoria147 mi perspectiva sobre esto ha cambiado muchísimo. Soy parte de un equipo conformado en su mayoría por mujeres, que nos cuidamos unas a otras en lo personal y nos impulsamos a lograr las metas profesionales.

[…] hemos generado una plataforma donde las emprendedoras se inspiran unas a otras, se atreven a compartir sus errores y aprendizajes, son capaces de pedir ayuda y de celebrar sus victorias, donde cada una descubre cómo darle voz a sus ideas y construyen proyectos juntas que impactan económicamente en la sociedad.

Oyster colabora con mujeres emprendedoras

Amanda Jacobson, vicepresidenta de Alianzas y Desarrollo de Negocio en Oyster, está convencida de que la innovación y la lucha por los derechos de las mujeres van de la mano:

Como estamos creando algo nuevo en Oyster, es un privilegio romper con las normas. Tenemos la responsabilidad de diseñar un producto que respete a nuestros clientes y políticas internas que respeten a nuestro equipo y aliados, sin importar su género. Buscamos innovar en cada faceta del negocio para ser ejemplo de una nueva generación que entiende y valora la equidad.

Oyster es parte de la solución para uno de los grandes retos que enfrentamos las mujeres emprendedoras: darnos acceso a productos financieros a la medida de nuestro proyecto o empresa.

Artículos relacionados