❮ Atrás

Recursos

¿Debería abrir una cuenta empresarial para mi negocio?

¿Deberías abrir una cuenta empresarial? Las cuentas para negocios facilitan la administración de tus finanzas, pero no todas te convienen por igual.

Imagen principal - Abrir una cuenta empresarial
Oyster 1 de septiembre, 2020

Tener una cuenta bancaria facilita mucho las actividades cotidianas y brinda diversos beneficios. A pesar de ello, muchas empresas no poseen una cuenta, pues consideran que no son confiables, que no son necesarias o que es muy costoso mantenerlas. Por eso, compartimos contigo la información que necesitas para romper mitos, resolver dudas y mostrarte los beneficios de abrir una cuenta empresarial.

En México, la gran mayoría de los micro, pequeños y medianos empresarios considera importante separar las finanzas personales del negocio. Por esa razón, muchos especialistas sugieren abrir cuentas bancarias separadas y no usar créditos personales para la empresa. No obstante, en la práctica los emprendedores suelen usar su tarjeta de crédito personal para financiar su negocio o comparten con su empresa la misma cuenta bancaria.

Por esas razones, un gran reto para las PyMEs es la profesionalización, pues muchos emprendedores ven los ingresos de su negocio como un ingreso o activo familiar. En otras palabras, usan su negocio como una “caja chica” para financiar sus gastos personales. Esto vuelve la administración de la empresa mucho más complicada y puede provocar errores muy costosos.

Así que lo más conveniente para ti y para tu negocio es abrir una cuenta empresarial.

Pero primero, ¿qué es una cuenta empresarial?

Las cuentas bancarias son productos financieros que ayudan a administrar el dinero. Una cuenta es, más precisamente, un contrato entre un cliente y un banco o entidad por medio del cual el titular deposita una cantidad de dinero y la entidad adquiere un compromiso para custodiarlo, con la seguridad de que todos los ingresos y egresos quedarán registrados.

Por tanto, una cuenta empresarial comprende todo un portafolio de servicios diseñados específicamente para manejar el dinero de un negocio y procesar sus transacciones financieras.

Tipos de cuentas empresariales

Las instituciones financieras en México ponen a disposición de las empresas y negocios diversos productos que, en su mayoría, pueden clasificarse dentro de los siguientes tipos de cuentas:

Cuenta corriente

Permite manejar el dinero de manera fácil, sencilla y segura, pues se puede disponer del efectivo cuando se requiera. Las cuentas corrientes se conocen también como de depósito, y es el tipo de cuenta más habitual para los bancos, pues permiten realizar gestiones del dinero como transferencias, pagos y consultas. No ofrecen ningún tipo de rentabilidad, puesto que no están orientadas al ahorro, sino que son creadas para gestionar el dinero guardado en ellas. Es común que estén sujetas a algunas comisiones.

Cuenta con chequera

Las cuentas corrientes con chequera ofrecen acceso fácil y cotidiano al dinero que se deposita en ellas, y además cuentan con una chequera para administrar el dinero. Por lo general, no requieren saldos mínimos, sino que se tiene que guardar suficiente dinero en la cuenta para cubrir las compras. Si se acaba el dinero, se debe depositar más para seguir usándolas.

Cuenta de ahorro

Este tipo de cuenta es conveniente si el objetivo primario es encontrar un lugar donde tener seguro el dinero que un negocio gana. Las cuentas de ahorro permiten generar una pequeña rentabilidad sobre el dinero que se guarda en ellas. Como su nombre indica, estas cuentas están destinadas a ahorrar dinero, por lo que puede que exista un límite en la cantidad de retiros o transferencias que se puede realizar en un mes y, por lo general, existe un requisito de saldo mínimo diario.

Cuenta de nómina

Es una cuenta bancaria en la que un empleador deposita el sueldo y las otras prestaciones correspondientes al salario de un trabajador. Es común que este tipo de cuentas se encuentren exentas de comisiones. 

Cuentas en dólares

Es una cuenta de depósito en la que en lugar de realizar transferencias en moneda local, se hacen en dólares. Una vez que el dinero es depositado, se puede disponer de él en cualquier momento, con la opción de usarlo en dólares o cambiarlo a pesos. Los plásticos asociados a cuentas en dólares son ampliamente aceptados a nivel mundial.

¿Por qué te conviene abrir una cuenta empresarial?

Aunque no lo creas, una de las primeras cosas que deberías hacer después de crear tu negocio es abrir una cuenta empresarial. Una cuenta bancaria empresarial te ayudará a mantener separados el dinero personal y el dinero de la empresa y a controlar mejor los gastos, facilitando así el rastreo de las finanzas de tu negocio y el ahorro de tiempo.

Además de simplificar la contabilidad de tu empresa, abrir una cuenta empresarial te brinda más beneficios:

  • Un lugar seguro para guardar tu dinero
  • Posibilidad de obtener un préstamo empresarial o una línea de crédito
  • Efectuar pagos y transferencias, incluido el pago de impuestos
  • Realizar el pago de nóminas
  • Posibilidad de contar con chequera
  • Contar con una tarjeta de débito y/o crédito

Abrir una cuenta empresarial te ayuda a cumplir con las leyes y a estar protegido. También ofrece beneficios a tus clientes y empleados.

Por si fuera poco, la mayoría de las cuentas bancarias empresariales ofrecen ventajas que no tienen las cuentas personales estándar.

Protección: Las cuentas empresariales ofrecen seguridad a tu negocio, a tus clientes, y a ti de forma personal.

Profesionalismo: Los clientes podrán pagar con tarjetas de crédito y débito o emitir cheques a la empresa y ya no a tu nombre. Además, podrás autorizar a empleados para manejar las tareas bancarias cotidianas a nombre del negocio.

Prevención: Las cuentas bancarias empresariales generalmente ofrecen la opción de una línea de crédito para el negocio, que puede usarse en caso de emergencia o si la empresa necesita equipo nuevo.

Poder de compra: Las cuentas empresariales ayudan a administrar, a invertir en el negocio y a establecer su historial de crédito. El crédito comercial es similar al crédito personal. Los acreedores utilizan el historial crediticio para determinar qué tan bueno se es administrando el dinero.

Es más fácil mantener registros contables precisos: Usar la misma cuenta para tus gastos personales y del negocio no es buena idea, pues mezclar las finanzas puede complicar la contabilidad. Es mejor tener una cuenta empresarial y usarla exclusivamente para las transacciones de la empresa.

Hacer la declaración de impuestos se simplifica: Preparar la declaración de impuestos puede ser un proceso complejo. Si usas la misma cuenta para tus gastos personales y los de tu empresa, se vuelve incluso más complicado. Un error en los movimientos y deducciones puede significar pérdidas. Usar una cuenta empresarial puede ayudarte a simplificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

¿Cómo abrir una cuenta empresarial?

Algunas personas abren la cuenta para su negocio en el mismo banco que usan para sus cuentas personales. Aunque esto puede sonar muy conveniente, te recomendamos comparar las tasas, comisiones y beneficios que te ofrecen diversas instituciones, así como los requisitos que te pide cada una para abrir una cuenta.

Algunos factores que debes considerar al abrir una cuenta para tu negocio son:

Requisitos

Abrir una cuenta empresarial muchas veces es más difícil que abrir una cuenta personal. Antes de elegir la cuenta para tu negocio, investiga qué documentos necesitarás, quiénes deberán firmar y cuántas visitas deberás hacer a la sucursal.

Comisiones y cobros

Las cuentas pueden tener diferentes comisiones asociadas, tales como una comisión por mantenimiento mensual, cobros por no mantener el saldo mínimo o cuotas por realizar transferencias electrónicas. ¡Lee la letra chiquita! Es importante estar al tanto de las comisiones y entender cómo manejarlas para evitar costos no deseados.

Límites de transacciones mensuales

Las cuentas bancarias empresariales pueden cobrarte comisiones con base en el número de transacciones en la cuenta, en la cantidad de cheques que emita y en la cantidad de cheques o efectivo depositado por mes. Es mejor encontrar una cuenta que satisfaga las necesidades de tu negocio sin tener que pagar comisiones.

Servicios digitales

Es posible que haya diferentes características y servicios para comparar, tales como la posibilidad de utilizar un sistema de banca en línea, de usar una aplicación móvil o de conectar la cuenta al software de contabilidad de tu empresa.

Al realizar tu búsqueda, debes hacer suficientes preguntas para saber si la institución financiera ofrece los servicios que necesitas. No dejes de tomar en cuenta los factores clave relacionados con el manejo cotidiano de la cuenta:

  • Ofertas de apertura
  • Tasas de interés en ahorros y cheques
  • Tasas de interés en líneas de crédito
  • Comisiones por transacción
  • Cuotas por cancelación
  • Comisiones mínimas mensuales, que se cobran si la empresa no cubre el saldo mínimo mensual o el número mínimo requerido de transacciones realizadas.

Debes saber cuál es el saldo mínimo requerido y cuánto tendrás que pagar si tienes un saldo menor; cuántas transacciones gratuitas tendrías al mes y cuál es la cuota por exceder el límite; cuántos depósitos de efectivo tienes permitidos al mes y todas las cuestiones relacionadas con los requerimientos de tu empresa.

Cada institución financiera tiene requisitos diferentes para abrir una cuenta empresarial, pero en general, cabe esperarse que soliciten lo siguiente:

  • Un depósito inicial
  • Un documento que corrobore tu identidad y la del negocio
  • RFC o constancia de situación fiscal
  • La licencia de tu negocio
  • Las asociaciones y sociedades tal vez deban proveer documentos de constitución

Las ventajas de la banca 100% digital

En este punto, seguramente te habrás dado cuenta de que abrir una cuenta empresarial con los bancos tradicionales es un proceso bastante complicado. Afortunadamente, ahora existe una nueva opción. 

Oyster es la primera cuenta empresarial 100% digital en México, que elimina los retos de la banca tradicional para los pequeños y medianos negocios.

En nuestro país, abrir una cuenta empresarial puede tardar semanas y varias visitas a la sucursal. Pero como emprendedor, necesitas aprovechar el tiempo para dedicarte a lo que tú sabes hacer.

La cuenta empresarial de Oyster no tiene un costo por apertura ni saldos mínimos y busca empoderarte para que puedas hacer crecer tu negocio. Con ella, a cualquier hora y todos los días de la semana podrás realizar transferencias a proveedores, solicitar pagos a clientes y obtener acceso a las tarjetas Oyster Mastercard, aceptadas en todo el mundo.

Con esta cuenta, tendrás un número CLABE para tu negocio, así como una app de finanzas que te facilitará monitorear cada movimiento que realices. Si tu empresa está constituida ante el SAT, puedes abrir una cuenta empresarial de Oyster. Solamente necesitas algunos documentos básicos y conexión a Internet.

Gracias a tecnología de punta y talento humano, todo el proceso de registro se realiza dentro de la aplicación y en solo 20 minutos. Posteriormente, en cuestión de pocos días podrás utilizar tu cuenta y comprobar cómo esta nueva experiencia financiera te ayudará a impulsar tu negocio.

No tengas miedo de cambiar. Abrir una cuenta empresarial debe beneficiar a tu negocio y facilitar tus actividades. Si los servicios de los bancos actuales no te satisfacen, atrévete a cambiar por otra institución financiera.


En resumen…

¿Qué es una cuenta empresarial?

Un contrato entre una empresa y un banco o entidad regulada, por medio del cual el titular deposita una cantidad de dinero y la entidad adquiere un compromiso para custodiarlo.

¿Qué tipos de cuentas empresariales existen?

Cuenta corriente, cuenta con chequera, cuenta de ahorro, cuenta de nómina, cuenta en dólares.

¿Cuáles son los beneficios de una cuenta empresarial?

Proyectar profesionalismo, mayor seguridad, mayor poder de compra y contabilidad más sencilla, entre otros.

¿Qué debo considerar al elegir una cuenta empresarial?

Documentación requerida, comisiones y cobros, límites de transacciones y depósitos mensuales, disponibilidad de servicios digitales.

Artículos relacionados