❮ Atrás

Recursos

Para emprender, domina “el sutil arte de que te importe un carajo”

El mundo actual es complicado y presenta muchos obstáculos para las personas que quieren hacer lo que les motiva o inspira. Te recomendamos “El sutil arte de que te importe un carajo”, una lectura que te ayudará a dejar de preocuparte y perseguir tus sueños.

domina el sutil arte
Oyster 12 de junio, 2020

¿Y si alguien te dijera que el verdadero camino hacia la satisfacción está en que no te importe nada? Esta es la controversial propuesta de Mark Manson, un reconocido blogger que reúne sus ideas sobre el mundo y nuestras expectativas en el bestseller El sutil arte de que te importe un carajo.

Dicen que la fórmula para realizarse y alcanzar nuestras metas es no parar, siempre estar ocupados, siempre hacer muchas cosas para mejorar en todos los aspectos. Puede ser que a menudo la autoayuda y el éxito vengan juntos, pero eso no significa que sean la misma cosa. 

Como Manson nos recuerda, nuestra cultura está obsesionada con aspiraciones irrealmente positivas: sé más feliz, más saludable. Sé el mejor. Sé más listo, rico, popular, admirado y productivo. Pero, como advierte el autor, cuando realmente se analiza nos damos cuenta de que casi todo el material de autoayuda y pensamientos de superación en realidad se concentran en lo que te hace falta. En ese sentido, enfatizan lo que percibes como tus fallas y carencias personales.

Te enseñan a hacer más dinero porque, pues, no tienes suficiente. Aprendes a visualizarte siendo más exitoso porque tú sientes que no lo eres en realidad. Irónicamente, esta fijación en lo positivo, lo que es mejor y superior sólo sirve para recordarte una y otra vez lo que no eres, lo que te falta, lo que te falla.

Todo el mundo quiere que creas que la llave para una buena vida es más y más de todo. Es un bombardeo constante diciendo que debe importarte todo y debes preocuparte por todo.

El problema es que preocuparte por todo es malo para tu salud mental. Además, hace que vivas atado a lo superficial y que dediques tu vida a perseguir espejismos de felicidad y satisfacción.

Pues no. La clave para una buena vida es el sutil arte de te importe un carajo tener más. Y que en realidad te importe solamente lo que es verdadero, inmediato e importante.

El sutil arte… de que te importe lo correcto

He aquí el truco del autor: Debe importarte algo. ¿Qué estás eligiendo que te importe y cómo puedes dejar de preocuparte por lo que al final no tiene importancia?

Cuando decimos “Fulanito quiere tal cosa y no le importa lo demás” no significa que no le interese nada. Al contrario, significa que no le importa la adversidad para alcanzar sus objetivos, que no le importa incomodar a otros para hacer lo que siente que es correcto o importante.

En El sutil arte de que te importe un carajo, Manson afirma que ese es el camino: afrontar la adversidad, la voluntad de ser diferente, incluso marginado, por los valores que uno posee.

Hacer aquello en lo que crees porque sabes que es lo correcto y es más importante que el orgullo y los obstáculos. Porque, otra verdad, no existe la ausencia de adversidad. No importa lo que hagas o a donde vayas, hay un montón de problemas esperándote. Y eso está muy bien. El punto es no huir de ellos, sino encontrar los que disfrutes enfrentar.

La felicidad es resolver problemas

En la vida los problemas son una constante. Cuando, por ejemplo, resuelves un problema de salud tomando como propósito ejercitarte, creas nuevos problemas como tener que levantarte temprano para hacerlo.

Para resolver el problema de ganarte la vida, debes resolver el problema de encontrar un empleo. Y, tal vez es tu caso, para resolver el problema de la falta de empleos, debes resolver el problema de crear tu propio trabajo. Y cuando tomas el camino del emprendimiento, debes resolver todos los problemas que implica desarrollar tu negocio.

Los problemas nunca paran; simplemente cambian o suben de nivel.

En palabras del autor, la felicidad viene de resolver esos problemas. He ahí la clave. Porque si los evades o sientes que no tienes ninguno, entonces te sentirás miserable. Y si piensas que tienes problemas que no puedes resolver, también te sentirás miserable. El secreto es encontrar, afrontar y resolver problemas, en lugar de no tenerlos.

Para ser felices necesitamos algo que solucionar. Por tanto, la felicidad es una forma de acción, una actividad, y no algo que es concedido pasivamente. No es algo que se descubre mágicamente en listas de pensamientos, con gurús de la autoayuda o coaches, ni en un libro -tampoco en éste-. No aparece mágicamente cuando por fin ganas suficiente dinero o encuentras el trabajo ideal.

La felicidad es un trabajo constante en progreso, así como lo es resolver problemas. Las soluciones a los problemas de hoy serán la base para los problemas de mañana. La verdadera felicidad solo ocurre cuando encuentras los problemas que te apasiona tener y resolver.

Así que, ¿cuál es tu sueño? ¿Cuál es el objetivo de vida que debes elegir para que no te importe nada más? El sutil arte de que te importe un carajo puede ayudarte a descubrirlo.

Artículos relacionados