❮ Atrás

Finanzas para Negocios

5 tipos de contratos ideales para pymes

Conocer los tipos de contratos y cuáles son los mejores para lo que buscas es un paso muy importante en el crecimiento de tu negocio.

Tipos de contratos para Negocios
Oyster 22 de marzo, 2021

¿Quieres empezar a contratar? Te explicamos los tipos de contratos que existen y cuáles son los mejores para tu pyme.

El tema de las contrataciones siempre es un tema importante cuando estamos hablando de dueños de negocios. No importa si tu empresa es micro, pequeña o mediana, en algún punto de tu crecimiento necesitarás de un equipo y brindarles un contrato adecuado a tus necesidades y las de ellos es crucial.

Comencemos con la definición de un contrato: se trata de una convención a través de la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente a cumplir con sus respectivos deberes sin falta, tanto el trabajador prestando sus servicios personales bajo subordinación de la empresa, como el empleador pagando estos servicios con una remuneración determinada.

Para comenzar a explorar los tipos de contratos que necesitarás, primero debes definir qué posiciones buscas y qué necesitarás de esas personas. Básicamente, tienes que realizar una lista con los puestos y las especificaciones de los trabajos para tener claro el talento que vas a buscar, además de tener muy claro si los necesitarás a tiempo completo o freelance. Te recomendamos leer nuestro artículo: Cómo contratar personal si mi negocio está creciendo.

Una vez que hayas definido lo que necesitas y las responsabilidades de cada puesto, tendrás que decidir los tipos de contratos que utilizarás.

Estos son algunos de los más utilizados y los que podrías utilizar en tu pyme:

1. Contrato Indefinido

Si estás completamente seguro de que quieres contratar a un equipo que se quede contigo a largo plazo, este es el mejor contrato. Se caracteriza por no poseer una duración concreta y muchos trabajadores lo buscan porque supone una mayor estabilidad económica.

Estos tipos de contratos se pueden hacer para jornadas laborales completas y parciales.

2. Contrato Temporal

Este tipo de contrato es una buena alternativa en momentos en los que tienes mucho trabajo acumulado. Es una gran opción en casos como temporadas altas de pedidos, para cubrir un puesto temporalmente o cuando necesitas un servicio específico para un proyecto determinado.
Este contrato puede ser de tiempo completo o parcial y también puede contar con incentivos

3. Contrato a Freelances

Estos tipos de contratos son un poco más complicados, pero son una gran opción que muchas empresas han comenzado a incluir en su sistema de contrataciones. No existe una única forma de redactar un contrato freelance; aquí la empresa suele proponer una serie de condiciones a un trabajador autónomo y éste decidirá si las acepta o incluso si se abre una puerta para la negociación.


Dependiendo de qué necesites para tu pyme, las cláusulas deberán contemplar determinados aspectos. En una estructura general de los contratos freelance, estos son los puntos más comunes:

  • Nombre y datos fiscales de ambas partes.
  • Descripción del tipo de trabajo que se está buscando.
  • Tarifa o precio.
  • Plazos en los que se deberá entregar el trabajo asignado.
  • Confidencialidad.
  • Propiedad intelectual y derechos de explotación.

4. Contrato en Prácticas

El empleo que busques con este tipo de trabajo debe de estar completamente relacionado con la formación profesional de la persona. Este tipo de contrato no puede tener una duración menor a 6 meses ni mayor a dos años y el aspirante deberá tener un máximo de 4 años graduado.


Es una buena opción para buscar crear este tipo de empleos, además de que las mentes más jóvenes siempre aportan mucho a la compañía con nuevas ideas. El salario de estos trabajadores debe ser del 60% de lo que cobra otro trabajador con experiencia que ocupe el mismo puesto.

5. Contrato a Extranjeros

Si tienes en la mira a una persona extranjera que puede aportar mucho a tu pyme, vale la pena intentarlo. Algunas veces la visión de un trabajador extranjero marca la diferencia y nos obliga a probar caminos que no habíamos considerado explorar.
La contratación de una persona extranjera cuenta con las mismas normativas que para cualquier persona mexicana; sin embargo, hay una serie de factores que tanto el empleador como el trabajador deben tomar en cuenta.


Estos tipos de contrato deberán contar con al menos las siguientes cláusulas:

  • Cláusula de viaje: Aquí el empleador se compromete a pagar el viaje de regreso del trabajador una vez que la relación laboral haya terminado.
  • Régimen previsional: El empleador debe hacer las retenciones adecuadas y las deberá entregar a la institución de seguridad social.
  • Impuesto sobre la renta: El empleador debe responder ante el impuesto sobre la renta correspondiente a la remuneración que recibe la persona extranjera.

Como puedes ver, estos tres puntos están completamente a favor del trabajador. Sin embargo, la persona extranjera debe cumplir con las siguientes cláusulas:

  • Visa Temporal.
  • Visa sujeta a contrato: Ésta es la única que se puede tramitar después de haber firmado el contrato laboral; se debe cumplir el trámite o el contrato será inválido.
  • Permiso para trabajar.
  • Permiso para trabajar como turista.

Para terminar, no me gustaría irme sin antes hablar un poco sobre los incentivos que existen para tus trabajadores. Ya sea una pyme micro o mediana, estas remuneraciones son muy importantes en cuanto a motivación y desempeño nos referimos.


Existen diferentes tipos de incentivos que puedes implementar en tu negocio y que ayudarán enormemente a que tu equipo de trabajo se sienta motivado y se ponga la camiseta por tu empresa.
Aquí te menciono los 3 más utilizados:

  • Incentivo monetario: Éstos suelen ser los favoritos de los trabajadores ya que suponen una remuneración extra y son de efecto casi inmediato. Existen muchas formas de dar incentivos monetarios, pero algunos ejemplos son: aumento de sueldo, bonos por objetivos, bonificaciones por equipo de trabajo -que demuestran un sentimiento de igualdad dentro de tu empresa- o incluso premios económicos por desempeño a un trabajador.
  • Incentivos motivacionales: A pesar de que no habrá una remuneración económica extra aquí, el reconocer los méritos de nuestro equipo es una forma muy efectiva de expresar el sentimiento de valor que tienen dentro de la empresa. Existen algunas formas bastante sencillas de hacerlo: felicitarlos cuando alcancen sus objetivos, pedirles un consejo en su área de experiencia, agradecer lo mucho que aportan al equipo y felicitar a quien se esté desempeñando mejor para motivar al equipo.
  • Incentivos en tema de salud personal: Mucho se habla hoy en día del estrés o la acumulación de cansancio que existe en los trabajadores mexicanos debido a las malas condiciones laborales. Por eso, aunque no parezca, estos incentivos son una pieza clave si quieres mantener a tu equipo motivado y con ganas de trabajar y estos son algunos ejemplos de ellos: horarios flexibles que permitan al trabajador combinar su vida laboral y familiar, tiempo de descanso adecuado, inclusión en actividades recreativas como carreras o partidos de fútbol internos, que les ayuden a desconectarse de sus deberes laborales de vez en cuando.

Espero que este artículo te haya servido como una pequeña introducción para conocer un poco más sobre los tipos de contratos que existen y cómo podrías utilizarlos para tu pyme. Es verdad que nadie tiene la fórmula secreta y 100% efectiva en estos temas tan complejos, ya que depende del giro de cada negocio las necesidades que buscarás cubrir con tu equipo de trabajo. Sin embargo, estos puntos que repasamos son los más utilizados por otros negocios locales y empresas grandes, que han demostrado tener los mejores resultados en la relación laboral entre ambas partes.

Artículos relacionados