❮ Atrás

Comunidad

3 verdades incómodas sobre emprender que nadie te ha dicho

Lo sentimos, pero alguien tenía que decirlo. Estas verdades incómodas sobre emprender te ayudarán a enfocarte en lo que realmente importa de tu negocio.

imagen principal - emprender
Oyster 27 de junio, 2020

Sí, sí, lo sabemos. Emprender es tu vida. Tienes ideas todos los días, posees la actitud adecuada y los contactos. Ves todas las películas, series y discursos sobre líderes inspiradores. Comes, sueñas y respiras negocios. Quizá es momento de que conozcas algunas verdades incómodas sobre emprender que nadie se atreve a decirte.

1. No necesitas vender todo el tiempo

Es inspirador cuando una persona decide emprender y se expresa con entusiasmo sobre su nuevo proyecto. También es cierto que uno tiene que difundir su producto o servicio para que el mundo lo conozca, que la mejor publicidad es la que se hace de boca a boca y que, como dicen por ahí, el que no enseña no vende.

Aun así… no tienes que vender a todos, todo el tiempo. Esta es una verdad sobre emprender que pocos están dispuestos a decirte, pero eso no la hace menos cierta.

Hablar de tu negocio durante la carne asada del domingo no está mal. Pero no necesitas hacerlo en cada zoom con amigos; cada boda, cumpleaños y hasta en la cena de Navidad. Ah, y tu instructor del gimnasio realmente no está tan interesado como piensas.

De hecho, convertir cada interacción social en un pitch de ventas resultará contraproducente a la hora de emprender, ya que podrías terminar alejando a personas que tienen algo valioso que contribuir a tu vida.

Actualmente es más sencillo que nunca realizar networking efectivo. Estas son algunas de las acciones que puedes llevar a cabo para dar a conocer tu negocio a las personas correctas:

  • Fortalece tu presencia en LinkedIn. Añade contactos a tu lista y publica contenido relacionado con tu industria.
  • Únete a eventos en línea a través de plataformas como Meetup o Eventrbrite .

2. No estás inventando la rueda

Esta es una verdad sobre emprender que puede animarte o desanimarte, dependiendo de cómo la entiendas.

Parece una paradoja, pero en nuestro acelerado y globalizado mundo, las innovaciones verdaderamente revolucionarias son realmente pocas. En otras palabras, tu idea de negocio ya se ha visto antes y alguien más la desarrolló con éxito.

No te preocupes, tú también puedes emprender con ella. Solo debes ser consciente de que no estás descubriendo el hilo negro. Concéntrate en que tu propuesta sea competitiva, que ofrezca un mejor precio o calidad, que la experiencia para el cliente sea memorable.

Acuérdate de la canción: no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar. Aprende de los que han hecho algo similar. Observa sus fracasos y sus aciertos y habrás avanzado la mitad del camino.

3. Tu seguidores en Instagram no demuestran tu éxito

No cabe duda que las redes sociales son una herramienta importante para emprender. Pero el éxito de tu negocio no depende del número de seguidores que logres acumular o la cantidad de likes que obtenga tu última foto.

Los autos, la ropa, las comidas y los viajes no demuestran que haces bien tu negocio. Más bien te hacen ver como una persona que busca convencer a los demás con base solamente en el cascarón, en espejismos.

Es más valioso dejar de aparentar y simplemente ser tú. La mayoría de las personas se dan cuenta de quién es quién. Los verdaderos líderes y los clientes que valen la pena valoran más la autenticidad, la honestidad, la integridad y los hechos.

Escuchar a las personas, interesarte por sus necesidades, compartir información útil para tu público y ayudar a tus colegas hará que cada vez sean más quienes se interesen en contactarte y conocer lo que ofreces.

Una última verdad sobre emprender

Se trata de ser tú mismo.

No pierdas el ánimo. Cuestiona lo que sabes y acepta que a todos aún nos faltan muchas verdades por descubrir. Deja que tus valores y tu trabajo hablen por ti, que la calidad de lo que haces sea tu carta de presentación.

Busca que las recomendaciones genuinas de quienes te conocen prueben que eres alguien con quien vale la pena hacer negocios. Tu sinceridad y tus acciones son tus mejores armas para demostrar que eres un emprendedor de verdad.

Artículos relacionados